Actualidad

Próximos eventos

Julio 2017
L M X J V S D
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6
Logotipo de ASPAYM Madrid

Aspaym, mucho más fácil.

ASPAYM Madrid - Ayudas Técnicas

Qué hacemosProductos de apoyo para la movilidad

  • Abre ventana nueva para descargar PDF
  • Abre ventana nueva de impresión
  • Abre ventana nueva para enviar E-mail a un amigo

Martes, 23 de Marzo de 2010 13:15

Sillas de ruedas

Detalle mando de una silla de ruedas eléctrica

En la actualidad existen multitud de modelos de sillas, por lo que es importante elegir la más adecuada en cada caso, contemplando todas las circunstancias que afectan al usuario; edad, peso, estado físico, actividad que desarrollará, lugar de uso, etc.

Salvo los modelos de hierro más básicos, las sillas de ruedas tienden a personalizarse, eligiendo el modelo de chasis más apropiado y añadiéndose posteriormente los componentes adaptados a las características y circunstancias del usuario; así se consigue una buena posición, incluso en casos extremos de personas con un peso o estatura poco habituales.

Para las personas muy gruesas se fabrican chasis especiales (se considera especial a partir de 48 cm de asiento) en los que se incluye una doble cruceta para dar consistencia a la silla.

Cuando se trata de personas de estatura elevada se compensa con las distintas medidas de ruedas delanteras (de 3 a 8 pulgadas) y traseras (de 20 a 26 pulgadas).

Las sillas de ruedas se pueden clasificar en varios grupos:

  • Tipo de usuario: para adultos o para niños.
  • Lugar de uso: interior o exterior.
  • Material de fabricación: acero, aluminio, carbono...
  • Tipo de propulsión: silla de acompañante, autopropulsada o electrónica.
  • Posibilidades de adaptación: estándar o configurable.
  • Tipo de actividad: silla fija, plegable, deportiva...

Sillas especiales

  • Sillas de bipedestación: Recomendables para la mayoría de usuarios, favorecen la función renal y la circulación de la sangre, y alivian el problema de las úlceras por presión o de descalcificación ósea.
  • Silla de amputado: En las que el eje trasero se desplaza hacia atrás para retrasar el centro de gravedad, de forma que la silla no pierda equilibrio por la falta de contrapeso que acarrea la ausencia de los miembros inferiores.
  • Sillas de hemiplejia: En este caso los dos aros con los que se propulsa la silla van a un mismo lado, de forma que el usuario pueda dirigir la silla con una sola mano.
  • Silla transfer: Facilitan las transferencias a la cama, o al wc.

Sillas deportivas

Al igual que en el resto de las sillas de ruedas, también contamos con gran variedad, encontrando modelos específicos para distintos deportes, baloncesto (manuales y electrónicas), tenis o atletismo.

Cojines antiescaras

Cuando se prevé que una persona va a necesitar de la silla de ruedas de forma continuada, resulta imprescindible dotar a ésta de un buen cojín antiescaras que alivie la presión. Estos cojines intentan evitar las escaras aliviando la presión en las prominencias óseas, que son las zonas más susceptibles de verse afectadas por las úlceras por presión.

Hoy en día existe una amplia gama de cojines antiescaras: de agua, silicona, geles ligeros, de aire, etc. Los primeros fueron los de silicona líquida o semilíquida, cuyo mayor inconveniente era el excesivo peso. A partir de ellos surgieron fluidos más ligeros como el floam que evitan ese problema.

El tipo de cojín antiescaras más utilizado es el de flotación por aire, formado por células comunicadas entre sí, de forma que el peso del cuerpo se distribuye en toda su superficie.

Sistemas de posicionamiento

También es importante proporcionar una buena sedestación cuanto mayor sea la pérdida de movilidad, instalando en la silla un buen sistema modular de posicionamiento con el que evitar, corregir o detener un posible proceso de desviación de columna, pelvis, etc. que pueda afectar al usuario.

Se trata de bases rígidas, cojines y respaldos anatómicos que se fijan al chasis de la silla elegida y que se completa con un conjunto de cuñas, abductores, niveladores pélvicos, etc. para conseguir el efecto deseado.

Movilidad

Existen multitud de ayudas técnicas para las personas con movilidad reducida.

Bastones y muletas

El accesorio más simple es el clásico bastón de mano, que cuenta con multitud de variantes, y puede servir de apoyo para la marcha o, en el caso de los invidentes, como instrumento para detectar o sortear obstáculos que puedan encontrar a su paso. Los hay también con tres o cuatro patas que favorecen el equilibrio.

Por otra parte está la muleta o bastón inglés, que añade un apoyo en el antebrazo de forma que el usuario puede cargar más peso sobre él cuando se hace necesario su utilización en ambas manos.

Andadores

Cuando la pérdida de movilidad es más seria, con falta de equilibrio además de fuerza física, es conveniente recurrir a los andadores, los cuales cuentan con cuatro puntos de apoyo.

Estos andadores a veces se completan con ruedas en la parte delantera o también en la parte trasera. En este último caso las ruedas traseras disponen de un sistema de bloqueo para evitar que el andador se desplace sin control al recibir el peso del usuario.

Los andadores más completos, que incluso pueden servir en el exterior del domicilio, cuentan, además de las ruedas en los cuatro puntos de apoyo, de un asiento para realizar un breve descanso o de una cesta porta-objetos.

Última actualización el Jueves, 19 de Abril de 2012 11:59

 

Aspaym Madrid. Camino de Valderribas, 115, 28038, Madrid. Teléfono: 914772235. Fax: 914787031. E-mail: aspaym@aspaymmadrid.org. Plano de Localización